Más de 80 años de servicios que sobrevivieron incluso a las privatizaciones
Creada en 1939 a raíz de la expansión del banco estatal entrerriano, tuvieron épocas de auges y transiciones. La peor parte la tuvieron en los 90 cuando la ola de privatizaciones les tocó la puerta.
Más de 80 años de servicios que sobrevivieron incluso a las privatizaciones

Se trata de la Sociedad Mutual de Empleados del Banco de Entre Ríos de Paraná que cuenta con 83 años de innumerables hechos, historias de éxitos y fracasos, nombres, situaciones, alegrías y tristezas, etc. Lo que a continuación se resalta con más detalles es la historia de la etapa de creación de la Mutual y resume sus años posteriores.

También es imposible separar la estrecha vinculación institucional que por años ligó a la Sociedad Mutual de Empleados del Banco de Entre Ríos y al Banco de Entre Ríos, por lo que no se puede dejar de comenzar la historia sin recordar el origen del Banco.

Nacieron por el Banco

El Banco de Entre Ríos inició sus actividades en el edificio ubicado en calle Urquiza 511, entre San Martín y Pellegrini de la ciudad de Paraná, para trasladarse el 26 de junio de 1941 a su actual ubicación.

Cuando la Institución había traspasado el umbral de sus diez primeras filiales, y apenas había cerrado su segundo ejercicio, ya bullía entre los componentes de su plantel de empleados la inquietud y el deseo de creación de un organismo que les brindara asistencia y protección, como se había previsto en la carta orgánica y estatutos del Banco.

A esos sanos propósitos, dieron una vigorizante inyección los miembros del Directorio, Carlos F. Vivanco, Enrique Mihura y el gerente general. José R. Salinas, quienes mediante la voluntaria contribución de importantes sumas de dinero dieron principio a la formación del haber societario.

Pero era evidente que todas esas expresiones de deseo necesitaban el encauce canalizador de los esfuerzos y, en tales circunstancias, la oportuna, decidida y eficaz convocatoria de Adalberto G. Brugo, Pedro O. Chacón y Arturo Lerena Díaz, culminó con la reunión en Asamblea que realizó el personal del Banco el día 7 de agosto de 1937 en el local del Club Español, lugar donde tenía su sede la Asociación Bancaria. Se dieron cita allí «…con el objeto de aunar ideas respecto de la fundación de una Sociedad Mutualista de Crédito y Socorro…», tal como expresa el acta respectiva, Agustín Aranzamendi, María Luisa Avero, Alfredo Bahler, Adalberto Brugo, Juan Celman, Carlos Corvalan, Pedro Chacón, Enrique Domínguez, Alba Rosa García, Miguel Garmendia, Eugenio Gliemann, José Grubert, Arturo Lerena Díaz, Rodolfo Nux, Luis Otaño, Néstor Páez, Domingo Stoppello, Carlos Victorin y Alberto Vizcay. Se nombraron presidente y secretario de la asamblea a Celman y a García, respectivamente.

Las personas que empezaron

La labor de la Comisión Provisoria se desenvolvió mediante verdaderos sacrificios de sus integrantes, ya que debieron destinar gran parte de sus cortos períodos de descanso a la labor empeñada, con el agravante de que ello se realizaba en la época en que la jornada bancaria sólo conocía el severo horario de entrada. No obstante, tras ardua labor, se consiguió elaborar el anteproyecto de Estatuto y se procedió a la distribución del mismo entre todos los asociados, convocándolos para una Asamblea General que se realizó el día 1º de Mayo de 1939 en el local del Centro Comercial de Paraná, oportunidad en que se consideró la constitución de la Sociedad, la aprobación del Estatuto Redactado por la Comisión Provisoria y la designación de las autoridades.

Constituida la Asamblea, se procedió a nombrar la mesa directiva de la misma, designándose presidente a José E. Grubert, titular de la Comisión Redactora, y como colaboradores a Marcos Resnitzky, Alfredo Salcerini y Mateo Prati.

Los citados, con excepción de este último, fueron designados por el Presidente como integrantes también, de la Comisión de Poderes, la que previa verificación, informó que se hallaban presentes 47 empleados del Banco y que 78 empleados que prestaban servicios en el Interior de la Provincia se habían hecho representar.

Sin embargo, es dable apreciar que posteriormente se incorporaron nuevos asambleístas, los que al momento de la elección de autoridades llegaron a 132. Puesto a consideración el primer punto, se resolvió por unanimidad dejar constituida la Sociedad Mutual de Empleados del Banco de Entre Ríos (Smeber) y sin muchos cabildeos se aprobó su Estatuto.

Resultaron electos Juan Celman, Alfredo Bahler, Juan Ynchausti, Caries de Beláustegui, José Grubert, Francisco Salcerini, Pedro Mattaloni, Pedro Chacón, Santiago Maín y Carlos Victorín. (Por una disposición transitoria Art. 38″, se eligió C.A. en forma íntegra por los afiliados, hasta tanto el Banco se pronunciara respecto de las autoridades cuya designación debía efectuar).

Así en medio de una cierta bohemia, mechada de no poco lirismo, nació una Entidad que tendría por objeto propender al acercamiento y relaciones entre el personal del Banco, instituir subsidios, seguros de vida o incapacidad, ya sea directamente o por intermedio de otra Entidad, contratar servicios médicos, realizar contratos y convenios con el Banco de Entre Ríos, efectuar préstamos a sus socios y toda actividad propia de una Sociedad cultural y Mutual, e inició de esta manera su inocente pero optimista marcha la Sociedad que hoy exhiben con orgullo a la consideración general.

El 17 de agosto de 1940, también en el Centro Comercial, se realizó una nueva asamblea, oportunidad en que se ratificó lo dispuesto en la de mayo de 1939, y se informó que el Banco había aprobado el Estatuto considerado en la Asamblea anterior, y que procedió a confirmar lo actuado por la primera Asamblea de la Mutual respecto de la elección de Presidente y Revisor de Cuentas.

Con la realización de esta Asamblea se dejó totalmente concluido el período inicial de la Sociedad, en lo relativo a la organización, y se dejaron sentadas las bases para el lanzamiento a la consideración de un organismo que, a posteriori, ocuparía primeros planos en el Mutualismo provincial.

Las privatizaciones

Al comienzo de los años 90, las cambiantes situaciones producidas en el Banco de Entre Ríos S.E.M. y su transformación mediante privatización en Sociedad Anónima, trajo grandes inconvenientes a la Mutual ya que mermó de manera importante el volumen social debido a las jubilaciones anticipadas, los retiros voluntarios y los despidos, acarreando además conflictos importantes como los provocados por la desaparición del Fondo Compensador y del Plan de Gratificación, los que gracias a las determinaciones tomadas oportunamente por los administradores nunca llegaron a perjudicar a la Mutual. No obstante los problemas producidos por la privatización del Banco en lo social, ya desde fines de los años 70 no se habían recibido más aportes de utilidades en razón de que la Institución no las generaba, la Mutual creció económicamente, se crearon nuevos servicios y se aumentaron las prestaciones existentes, todo ello producto del esfuerzo de los asociados, directivos y empleados que permanentemente han bregado por mantener sana y fuerte una Institución que definitivamente está posicionada a nivel provincial y nacional.

Fuente original: La historia de la mutual.

Categoría: Entre Ríos
2022-04-07 13:00:30
RELEVANTES
EN NUESTRAS REDES

nos apoyan

COOPERATIVA ECOMEDIOS
logocooperativasblanco

El Portal de las Mutuales es una producción digital de libre acceso
©Todos los derechos compartidos.

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material.

Matrícula INAES 40.246

2022- Copyleft Todos los derechos compartidos / Propietario: Cooperativa de Trabajo EcoMedios Ltda. / Domicilio Legal: Gorriti 75. Oficina 3. Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires). Contacto. 2914486737 – ecomedios.adm@gmail.com / Director/coordinador: Pablo Bussetti. Ejemplar N° 130 Fecha de edición: 19/09/2022. Fecha de inicio: nov. 2021. DNDA: En trámite

Desarrollado por Puro Web Design.